IMPERIO BIZANTINO

Historia de Bizancio enfocada principalmente en el período de los Comnenos

  • Visitas

    • 792,114 desde el 9-4-2007
  • Oferta National Geographic Historia Santa Sofia Skylitzes fresco San Salvador en Chora Iglesia de Mirelaion Cristo Pantocrator Santa Sofia Acueducto de Valente Murallas teodosianas Frescos San Salvador en Chora Obelisco de Teodosio Zoe y Constantino Monomaco Muros iconoclastas Virgen y el Bambino Cruzadas San Juan Bautista Cruzadas Emperatriz Irene Cruzadas Los tres ordenes Simonida reina de Serbia Cruzadas Monasterio de Moraca Cruzadas Cruzadas inscripciones en la torre de Basilio Cruzadas Cruzadas Cruzadas Cruzadas Medioevo Interior de Santa Sofia Dioscorides CupulaParaclesion murallas de Bizancio
  • Ingresá tu email para suscribirte a esta Web y recibir notificaciones de nuevos trabajos vía e-mail.

    Únete a otros 1.039 seguidores

  • Blogs que sigo

  • Diseño y autor:

    Guilhem
  • Oferta National Geographic Historia Cristo Pantocrator Santa Sofia Puerta de Topkapi Frescos San Salvador en Cora Iglesia de Santa Irene Skylitzes La Virgen y Jesus San Salvador en Chora Skylitzes Virgen Hodegetria Cruzadas Asedio a Constantinopla 1453 Pantepoptes Capitel Cruzadas Cruzadas Meteora Cruzadas Cruzadas Icono Virgen y Jesus Cruzadas Monasterio de Studenica Cruzadas Cruzadas Capiteles romanos Cruzadas Cruzadas Cruzadas Cruzadas Cruzadas Dioscorides JuanComneno Vidamedioevo Galata
  • Estadísticas y otros

    ciencias-humanas-y-sociales
    ciencias-humanas-y-sociales
    < Site Meter
  • Ciudadanos universales

Posts Tagged ‘Myriokefalon’

El Imperio Bizantino: algunas consideraciones.

Posted by Guilhem en enero 13, 2015

Algunas consideraciones sobre el Imperio Bizantino.

Tras seguir durante algún tiempo la sección de palabras claves con que los internautas acceden a estas páginas y habiendo constatado la gran confusión reinante en relación con algunos términos específicos, me decidí a escribir la presente entrada. Empleando un vocabulario acorde con el nivel de principiante o novel, como puede ser el que usan los estudiantes de secundario, el objetivo es precisamente esclarecer las dudas más recurrentes que he podido observar en todo este tiempo.

1- El Imperio Romano estuvo dividido de hecho y de derecho en dos o más partes, en varias oportunidades. La separación definitiva se produjo a la muerte de Teodosio I el Grande, en 395, cuando sus hijos Arcadio y Honorio tomaron las riendas, cada uno en su respectivo sector: Arcadio en Oriente y Honorio en Occidente. Se llama Imperio Bizantino a la mitad oriental del Imperio Romano que tenía su capital en Constantinopla, la antigua Bizancio fundada por Biza, un colono procedente de la ciudad griega de Megara (1º colonización griega).

0395 Teodosio I el Grande v000

La división del Imperio Romano en 395

2- No es Imperio visantino por esa misma razón: por que Bizantino es el adjetivo gentilicio con que se conoce a todo aquello que procede de Bizancio.

3- Tampoco es Imperio Vicentino: aquí Don Vicente no tiene ni ha tenido nada que ver; ni fue un caudillo romano ni uno germánico. Dejemos pues a Don Vicente haciendo sus cosas en paz.

4- El Imperio Bizantino ha debido lidiar contra la funesta fama que le crearon historiadores nefastos como Edward Gibbon o G.H. Wells (No, no es Orson Wells), por solo citar un par. Esta clase de historiadores lo único que atinó a ver en 1000 años de historia bizantina fue solo decadencia y perversión. No les dio el raciocinio ni la voluntad para observar cuestiones tales como las características del arte, del ejército, la administración, la mentalidad, la idiosincrasia, la capacidad de resistencia y adaptación, etc. de los romanos orientales.

5- Constantinopla procede de Constantinopolis, o sea, la ciudad de Constantino (Constantino I el Grande, su fundador). Fue llamada la Segunda Roma (siendo la primera la propia Roma y la tercera, Moscú). En el siglo XX perdió desafortunadamente su nombre original; los turcos lo cambiaron por el de Istanbul. Istanbul o Estambul proviene del griego “eis tan polis”, que significa “en la ciudad”. Llamarla así, en mi opinión, es tan horrible como que hoy llamásemos a Roma por el nombre de “Istantiber”: un verdadero despropósito.

Constantinopla hacia el 1200 v000

Constantinopla hacia el año 1180

6- Los bizantinos que defendieron la ciudad en 1453, tanto como aquellos que la habitaron bajo Manuel I Comneno a mediados del siglo XII, como los que vivieron en tiempos de Justiniano I (527-565) se reconocían a sí mismos como romanos. No hubo un solo historiador bizantino que se refiriese a su nación de otra manera que no fuese “romana”. Las obras de Miguel Psellos, Nicetas Choniates, Ana Comnena, Miguel Attaleiates y de otros cronistas de la época así lo reflejan. Veamos algunos ejemplos:

Miguel Attaleiates, en uno de los pasajes de su obra “Historia” (2012, pp. 409), escribe: “Más tarde, con la flota completa, él (Focas) fue demorado en la isla de Neos debido a que carecía de un piloto que le guiase a la isla de Creta, dado que nadie conocía la ruta marítima luego de que dicha isla permaneciera fuera del alcance de los navíos romanos por años”.

Miguel Psellos es todavía más gráfico en su “Cronografía” o “Vida de los emperadores de Bizancio” (2005, pp. 456) puesto que directamente establece una relación directa entre el estado bizantino y Roma: “Pero antes de que los escudos se entrechocaran y los enemigos se enfrentasen en una lucha cuerpo a cuerpo, el franco Crispino -escribo esto el día de su muerte: se trataba del Crispino que al principio se reveló hostil a Roma, pero que…”.

Ana Comnena, al relatar en “La Alexíada” (1989, pp. 505) las campañas de Alejo I, su padre, contra los normandos de Bohemundo, también reconoce la ascendencia romana del Imperio oriental: “Aunque a pesar de sus diferentes procedencias habían sido agrupados en un único cuerpo, configuraban una tropa de élite en medio del ejército romano y a las órdenes del emperador como general”.

Nicetas Choniates, por su parte, en su trabajo “O ciudad de Bizancio” (1984, pp. 101) se expresa así: “Una vez que se hubo dado cuenta de que sus esfuerzos eran estériles y que Manuel se empecinaba en responderle que le daría su opinión en Iconio, mandó sus falanges a desplegarse por el terreno accidentado de los desfiladeros de Tzivritze, a través del cual los romanos debían pasar una vez que dejaran Miriokephalon”.

Inclusive los propios emperadores bizantinos se consideraban a sí mismos descendientes directos de los soberanos romanos. Por ejemplo Manuel I Comneno, al relatar el desenlace de Myriokefalon al rey inglés Enrique II, inicia su esquela del siguiente modo: “Manuel Porfirogenita Comneno, el emperador, siempre fiel a Cristo, coronado por voluntad celestial, el sublime, potente, exaltado, siempre augusto, gobernador de los romanos, a Enrique, el mas noble rey de Inglaterra, su mas amado amigo, salud y bendiciones”.

7- El Imperio Bizantino o Imperio Romano de Oriente, frenó y detuvo el avance del Islam en Europa Oriental durante casi 900 años: desde el 634 hasta 1453. En gran parte la Cuarta Cruzada menguó su capacidad de resistencia al aniquilar al Imperio en 1204, pese a que éste resurgiría de entre las cenizas en 1261. Los árabes sitiaron su capital en dos ocasiones con mega ejércitos que los bizantinos supieron derrotar. En comparación con dichos asedios (siglos VII y VIII), la batalla de Poitiers (732) fue un juego a las escondidas.

Blaquernas v000

Blaquernas, uno de los sectores más castigados durante la IV Cruzada.

8- Los turcos selyúcidas, antecesores de los otomanos, llamados comunmente turcos rumi o Rum (por ser turcos que ocuparon el territorio de los romanos), decían descender ellos mismos de emperadores bizantinos (leyenda nacida en tiempos de los emperadores Comnenos). El Historiador Steven Runciman  postula para tal honor directamente a los otomanos en el segundo volumen de su trilogía “Historia de las Cruzadas” (1981, pp. 203): “Juan se desanimó de las cuantiosas pérdidas sufridas entre sus tropas y por la deserción al enemigo de su sobrino Juan, el hijo de su hermano Isaac, que se convirtió al Islam y se casó con la hija de Masud. Los sultanes otomanos alegarían ser descendientes suyos”. En este caso la información recogida por Runciman procede de la obra de Nicetas Choniates (1981, pp. 19), que escribe: “Fastidiado por alguna triquiñuela, Isaac se separó de su hermano y, en calidad de fugitivo de los romanos, se marchó junto con su hijo mayor, Juan, un guerrero formidable, de noble estatura y hermoso aspecto. Entraron a continuación en contacto con numerosas naciones entre las que se contaba la del sátrapa de Ikonium (Masud I). Necesitado de dinero, Isaac se mostraba siempre proclive a atacar territorios romanos transformándose en un Satán para Juan (el emperador).

9- Los bizantinos, que sobrevivieron a la caída de Roma (476), no eran entonces “bárbaros” conquistadores, sino romanos.

Autor: Guilhem W. Martín. ©

Todos las imágenes son de propiedad de https://imperiobizantino.wordpress.com/

Votanos

Posted in Bizancio, Byzantium, Comnenos, Constantine the Great, Constantino I, Constantinopla, Constantinople, Cuarta Cruzada, Cuerno de Oro, константинопол, Edad Media, Estambul, Imperio Bizantino, Istanbul, Juan II Comneno, Justiniano I, Las Blaquernas, Las murallas de Constantinopla, Manuel I Comneno, Mapas, Mapas de Bizancio, Mapas de Constantinopla, Mapas del Imperio Bizantino, Mapas del Imperio Romano, Miguel Ataliates, Miguel Psellos, Miriocéfalo, Miryakefalon Savaşı, Myriokefalon, Nicetas Choniates, Otomanos, Roma, Roman Empire, Santa Sofía, Selyúcidas, Sultanado de Rum | Etiquetado: , , , , , , , , , , , , , , , , | 4 Comments »

 
TODO EL ORO DEL MUNDO

LO TENEMOS AL ALCANCE DE LA MANO

El tiempo se acaba

Mi blog personal

franciscojaviertostado.com

Historia, medicina y otras artes...

El bosque de la larga espera

Πᾶν τὸ ἐνεστὼς τοῦ χρόνου στιγμὴ τοῦ αἰῶνος

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.039 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: